Dependencia de la pareja

¿Sientes que dependes de tu pareja? La necesitas tanto, que por momentos te pierdes a ti mismo.

Hay personas que mantienen una relación de pareja y no la viven como un enriquecimiento mutuo, en el que compartimos nuestra vida y cada día elegimos hacerlo, porque es lo que deseamos.

Me comentaba una persona, con mucha angustia » Yo no podría vivir sin él, es como que me falta el aire, no sabría qué hacer si él me dejara…». Esta forma de depender emocionalmente del otr@, acarrea una forma de situarme  en la relación en la que cada vez voy ahogando más al otro y yo tampoco me siento bien, ya que mis inseguridades van creciendo cada vez más y más…  Boicoteando, precisamente lo más importante para mí, la posibilidad de tener una relación en la que los dos nos sintamos satisfechos. Ya que sin poder evitarlo, luzco mis mejores galas:

– Tengo una necesidad excesiva de mi pareja, deseos constantes de hablar, querer compartir todo (y recalco todo). Por lo que acabo agobiándolo.

–  Espero ser exclusiv@ para mi pareja, aislándome, para dar una prioridad absoluta a mi relación.

–  Tengo pánico a que me deje ¿qué iba a hacer yo?

–  Acabo sometiéndome a sus deseos, aunque no me lo pida, es tan grande mi afán de agradarle.

–  Pienso que es maravillos@,  niego cualquier aspecto que no me guste.

– Y al final, me voy perdiendo en el camino, intentando camaleónicamente ser como él.

Una idea para pensar…porque no nos equivoquemos esto es muy usual en las relaciones de pareja. Personas muy validas en otras parcelas de su vida, mientras no tenga que ver con  la cuestión afectiva…